Jubileo de la Misericordia

2015 - Año Santo Extraordinario - 2016

El 13 de Marzo de 2015 el Papa Francisco anunció la celebración de un Jubileo de la Misericordia.

El mismo dará comienzo, con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro,

en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción del 8 de Diciembre de 2015

(50° aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II)

y concluirá el 20 de Noviembre de 2016 con la Solemnidad de Cristo Rey del Universo.

Una peculiaridad de este Año Santo es que se celebra no sólo en Roma,

sino también en todas las demás Diócesis del mundo, con el fin de promover

la apertura extraordinaria de las iglesias y favorecer la celebración del Sacramento de la Reconciliación.

Este Año Santo coincide con el hecho de que las lecturas del tiempo ordinario corresponden

a las del Evangelio de San Lucas, conocido como el "Evangelista de la Misericordia",

ya que relata algunas de las parábolas más importantes relativas a la Misericordia

(la del "Hijo Pródigo", la del "Buen Samaritano" y la de la "Oveja Perdida").

La Misericordia es un aspecto clave en el pontificado del Papa Francisco, quien siendo aún Obispo,

escogió como lema propio "miserando atque eligendo" ("amándole y eligiéndole")

El Papa da la posibilidad de abrir la Puerta Santa también en los santuarios;

recibiremos entonces, la gracia de la Apertura Santa en el Santuario Virgen de Las Flores de La Floresta.

En el día del 2° aniversario de su pontificado, el Papa Francisco dijo:

"Queridos hermanos y hermanas, he pensado a menudo en cómo la Iglesia puede poner más en evidencia su misión de ser testimonio de la misericordia.

Es un camino que inicia con una conversión espiritual.

Por esto he decidido convocar un Jubileo extraordinario

que coloque en el centro la misericordia de Dios.

Será un Año Santo de la Misericordia.

Lo queremos vivir a la luz de la Palabra del Señor:

'Sed misericordiosos como el Padre' (Lc 6, 36).

Esto especialmente para los confesores: ¡mucha misericordia!"

 "Estoy convencido de que toda la Iglesia podrá encontrar en este Jubileo

la alegría para redescubrir y hacer fecunda la misericordia de Dios,

con la cual todos estamos llamados a dar consuelo

a cada hombre y cada mujer de nuestro tiempo."


Animación con fin didáctico en la que se explica la Misericordia

en sus dos facetas (cuerpo y espíritu)

y se presenta el eje temático de las acciones para el Año de la Misericordia

Es un adelanto de la Carta Apostólica de la convocatoria al Jubileo de la Misericordia

El 11 de Abril del 2015 (Domingo de la Divina Misericordia)

el Papa Francisco presentó la Bula "Misericordiae Vultus"

para convocar el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.

En los 25 puntos que la componen, el Papa describe, a la luz del rostro de Cristo,

las características más importantes de la Misericordia.

La Misericordia no es una palabra abstracta,

sino que tiene un rostro concreto para reconocer y servir.

Describe a la Iglesia como un signo creíble de la Misericordia:

"La Misericordia es la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia".

Los aspectos más importantes del Jubileo son:

el lema ("Misericordiosos como el Padre"),

la peregrinación y el perdón (indulgencia).

Misericordiae Vultus (Audio Mp3)

LOGO del Año Jubilar

Obra del jesuita Marko I. Rupnik, es una síntesis del Año Jubilar,

un "pequeño catecismo" de la Misericordia.

El lema "Misericordiosos como el Padre" (Lucas 6,36)

invita a seguir el ejemplo del Padre, que pide no juzgar y no condenar,

sino perdonar y amar sin medida (Lucas 6,37-38). 

El Hijo que carga sobre sus hombros al hombre extraviado,

es imagen del amor de Cristo,

quien lleva a término el misterio de su encarnación con la redención.

El Buen Pastor toca en profundidad la carne del hombre

con un amor capaz de cambiarle la vida.

Carga sobre sí la humanidad,

pero sus ojos se confunden con los del hombre.

Cristo ve con el ojo de Adán y este lo hace con el ojo de Cristo.

Así, cada hombre descubre en Cristo, nuevo Adán,

la propia humanidad y el futuro que lo espera,

contemplando en su mirada el amor del Padre. 

La escena está dentro una mandorla (almendra),

una figura de la iconografía antigua y medieval

que evoca las dos naturalezas, divina y humana, presentes en Cristo.

Los tres óvalos concéntricos, de color progresivamente más claro hacia el exterior,

sugieren el movimiento de Cristo que saca al hombre fuera de la noche del pecado y de la muerte.

El centro más oscuro ofrece a la percepción la noción de profundidad,

la cual representa el amor insondable del Padre, que todo lo perdona.

AFICHE de las Obras de Misericordia

OBRAS DE MISERICORDIA CORPORALES

"Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber,

fui forastero y me recibisteis, anduve sin ropa y me vestisteis,

caí enfermo y me visitasteis, estuve en la cárcel y vinisteis a verme".

Entonces los justos preguntarán:

'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer,

o sediento y te dimos de beber?

¿O cuándo te vimos forastero y te recibimos, o falto de ropa y te vestimos?

¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?'

El Rey les contestará:

'Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicisteis'.

Luego dirá el Rey a los de su izquierda:

'Apartaos de mí, malditos: id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber,

fui forastero y no me recibisteis, anduve sin ropa y no me vestisteis,

caí enfermo y estuve en la cárcel, y no me visitasteis'.

Entonces ellos preguntarán:

'Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o falto de ropa,

o enfermo o en la cárcel, y no te ayudamos?'.

El Rey les contestará:

'Os aseguro que todo lo que no hicisteis por una de estas personas más humildes, tampoco por mí lo hicisteis'.

Estos irán al castigo eterno, y los justos, a la vida eterna."

(Mt 25, 35-46)

 

1) Dar de comer al hambriento - 2) Dar de beber al sediento

Son complementarias y se refieren a la ayuda nutricia a los más necesitados,

a quienes no tienen lo indispensable para poder comer cada día. 

3) Dar posada al peregrino

Dar posada a los viajeros era un asunto vital en la antigüedad, por lo difícil de las travesías.

Hoy podría tocarnos recibir a alguien en nuestra casa,

no por pura hospitalidad amistosa o familiar, sino por verdadera necesidad. 

4) Vestir al desnudo

Obra de misericordia dirigida a colmar otra necesidad básica, como lo es la vestimenta.

Por esto es que se hacen las colectas de ropa en Parroquias y otros lugares.

A la hora de entregar nuestra ropa, la que nos sobra o ya no nos sirve,

considerar también dar de lo que aún es útil o, aún mejor, totalmente nueva.

5) Visitar a los enfermos - 6) Visitar a los presos

Verdadera atención a los enfermos (también ancianos), tanto en el aspecto físico de la ayuda,

así como en el brindar un rato de sincera compañía. 

Ayudar a los que están privados de libertad, para que mejoren como personas,

encaminándolos hacia la adquisición de habilidades para el desempeño laboral,

que también les sea útil luego de recuperar la libertad.

Colaborar con la justicia para que se revierta la condena de personas inocentes.

7) Enterrar a los difuntos 

Es importante dar digna sepultura al cuerpo, que durante la vida es el alojamiento,

el "templo", del Espíritu Santo. Lo que vino del polvo, de la tierra, debe a ella retornar.

OBRAS DE MISERICORDIA ESPIRITUALES

 1) Enseñar al que no sabe

Volcar nuestra preparación en cualquier materia, también sobre temas religiosos,

al servicio de los demás, ya sea a través de cualquier medio de comunicación, o en persona.

2) Dar buen consejo al que lo necesita

Uno de los dones del espíritu Santo es el don de aconsejar. Por ello, para dar buen consejo, hay que estar en sintonía con Dios, ya que no se trata de dar opiniones personales, sino de encaminar con acierto al necesitado de guía.

3) Corregir al que se equivoca

Esta obra de misericordia se refiere sobre todo al pecado.

La corrección, para surtir efecto, debe ser hecha con amor fraternal y humildad.

 "Si tu hermano peca, vete a hablar con él a solas para reprochárselo.

Si te escucha, has ganado a tu hermano" (Mt 19, 15-17).

 "El que endereza a un pecador de su mal camino,

salvará su alma de la muerte y consigue el perdón de muchos pecados" (St 5, 20).

4) Perdonar las injurias

"Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden"

"Si perdonáis las ofensas de los hombres, también el Padre Celestial os perdonará.

En cambio, si no perdonáis las ofensas de los hombres, tampoco el Padre os perdonará a vosotros" (Mt. 6, 14-15).

Perdonar las ofensas significa superar ánimo de venganza y el resentimiento.

Es tratar amablemente a quien nos ha ofendido.

 Como Cristo en la Cruz: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lc. 23, 34).

5) Consolar al triste

Acompañar a nuestros hermanos en todos los momentos, pero sobre todo en los más difíciles,

es poner en práctica el comportamiento de Jesús que se compadecía del dolor ajeno.

Como Jesús con la viuda de Naím, ante la muerte de su hijo único:

"Al verla, el Señor, tuvo compasión de ella y le dijo: 'No llores'.

Y, acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon, y él dijo: 'Joven, a ti te digo: Levántate'.

El muerto se incorporó y se puso a hablar, y él se lo dio a su madre." (Lc. 7, 11-17).

6) Sufrir con paciencia los defectos de los demás

La paciencia ante los defectos ajenos es virtud y obra de misericordia.

Sin embargo, cuando el soportar esos defectos causa más daño que bien,

con mucha caridad y suavidad, se debe advertir sobre la situación.

7) Orar por vivos y difuntos

San Pablo recomienda orar por todos, sin distinción.

 Los difuntos que están en el Purgatorio dependen de nuestras oraciones.

Es una obra misericordiosa rezar por éstos, para que sean libres de sus pecados.

El Papa Francisco explica el rol maternal de la Iglesia,

la cual nos educa a través del ejemplo de las Obras de Misericordia

Himno del Año de la Misericordia

"MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE"

2